¡Vámos!,no olvides pasarte por:

martes, 29 de noviembre de 2011

726(:

Jugamos con la mentira,la diseñamos,le damos todas las vueltas que queremos,la ''moldeamos'' a nuestro gusto,como si todo eso fuera a solucionar algo.Creemos que por que sea una mentira piadosa,pequeñita y sin extravagancia alguna hará menos daño y lo peor de todo,es que si mentimos,lo hacemos a quien queremos,pensando en que es lo mejor,pero no es así.En realidad,a todo engaño le falla algo,tiene un hueco que rellenar e incluso necesita un punto de apoyo,porque no tiene ninguno.Sabemos de sobra que la verdad duele,que cuando nos equivocamos lo fácil es intentar arreglarlo dándole alguna que otra vuelta para que no parezca tan malo y pensamos que no mentimos,que simplemente protegemos a la otra persona del daño que pueda causar la sinceridad,pensamos que no diciendo la verdad ayudamos y es entonces cuando nos pegamos la ostia,por que nos damos cuenta de que el daño estaba causado,esa herida en la superficie del corazón estaba hecha y engañando conseguimos que se haga más profunda y dolorosa.

2 comentarios:

  1. Las mentiras son un asco, pero por desgracia están muy presentes en nuestra vida.
    Besos :)

    ResponderEliminar
  2. exacto,lo fácil que son las cosas y lo que las complicamos las personas..
    un saludo^^

    ResponderEliminar